jueves, 19 de octubre de 2017



Federico Cantú 1897-1989
Ceres 

La mayoría de los pintores Mexicanos han dedicado su labor creativa a la obra por encargo y es ahí donde el retrato, el dibujo, la escultura y el grabado  tiene un valor preponderante. 
Esta obra en donde Cantú evoca la imagen de la “Diosa Ceres” no serán excepción, porque los temas mitológicos traídos a la mexicanidad son una constante en su legado, por ello frecuentemente, esta visión se funde con retratos y pensamientos que el artista lleva consigo para transformarlos en obras selectas; Recordemos que Eurídice la convierte en Gloria Calero Y porque no, él se convierte en “Orfeo” tratando de salir del inframundo , a Don Alfonso Reyes lo convierte en “Poeta Laureado”  recordando el pasaje de La metamorfosis de Daphne y Apolo y fundiéndolo en un hermoso tótem que custodia la Capilla Alfonsina en la UANL
En esta obra la modelo se convierte en una especie de “Ceres Mexicana” 
Y que más tarde se trasformar en la primer placa de grabado titulada “Ceres” seguida de
maravillosas y sutiles placas de acero, cobre y oro que darán salida a un centenar de obras graficas.
Ceres era hija de Saturno y Ops ,  madre de Proserpina, hermana de Juno, Vesta, Plutón y que Enseñó a los hombres el arte de cultivar la tierra, de sembrar, recoger el trigo y elaborar pan, lo que hizo que fuese considerada diosa de la agricultura. Su hermano Júpiter, prendado de su belleza, engendró con ella a Proserpina (asimilada a Perséfone en la mitología griega). También Neptuno se enamoró de ella, y para escapar de éste Ceres se transformó en yegua, pero el dios se dio cuenta y se transformó a su vez en caballo, siendo así Ceres madre del caballo Arión.
De ahí Federico Cantú decide en 1962 plasmar de manera monumental todo este pensamiento cultivado a lo largo de su vida creativa en el paraje de Los Altares en la carretea a Linares en Nuevo León, donde trasforma a  “Ceres” en una dualidad Mesoamericana visualizándola como “Xilonen” Diosa del maíz
 
Ceres era también la patrona de Enna (Sicilia). Según la leyenda, rogó a Júpiter que Sicilia fuese ubicada en los cielos. El resultado, debido a que la isla tiene forma triangular, fue la constelación Triangulum, uno de cuyos nombre antiguos fue «Sicilia».
Tenía doce dioses menores que la ayudaban y estaban a cargo de los aspectos específicos de la agricultura: Vervactor, que transforma la tierra en barbecho; Reparator, que la prepara; Imporcitor (del latín imporcare, ‘hacer surcos’), que la ara en anchos surcos; Insitor, que siembra; Obarator, que ara la superficie; Occator, que la escarifica; Sarritor, que la escarda; Subruncinator, que la clarea; Messor, que cosecha; Conuector, que transporta lo cosechado; Conditor, que lo almacena; y Promitor, que lo distribuye. 


Adolfo Cantú-Art Consultant & Specialist

Cantú Y de Teresa Collection 

sábado, 30 de septiembre de 2017

Desde la época que Federico pasara en Montparnasse (1924-1934 )
Había desarrollado un gusto muy especial por el grabado al buril
Con los años y con los recursos necesarios se va acercando a el uso de metales preciosos como la plata y el oro, entre 1946 y 47 desarrollo una gran obra por encargo titulada “Letanía Lauretana” todos estos fino grabados que comprenderían una rica carpeta de temas de la Letanía fueron grabados en palca de plata , para ello Cantú desidia que todas estas magnificas placas fueran incluidas en los reclinatorios de la iglesia de la Purísima en Monterrey , todas estas finas placas fueron recortadas y adheridas a las balaustras de la purísima,  con los años Federico fue recreando algunos de estos pasajes en diferentes versiones 
Los cuatro buriles presentados son muestra de esta desarrollo



Coleccion de Arte Cantú Y de Teresa

lunes, 25 de septiembre de 2017



 La obra grafica que Cantú desarrollara a lo largo de su larga y basta época creativa es excelsa, con una enorme voluntad creativa aborda temas que se van tejiendo a manera de amalgama , trazos y mas trazos de buril y punta seca en placa de acero, plata, oro y cobre. El Pórtico de la Letanía Lauretana es una excusa mas que nos invita a interpretar su siempre vivas manera de ver lo sacro lo divino 


Esta serie de obras que comprenden la Letanía Lauretana y que fueron impresas a manera de colección durante el año de 1947 son muestra de la maestría alcanzada por Federico en la época que la Escuela Mexicana gustaba de verse equidistante a los temas sacros


Adolfo Cantú

Colección de Arte Cantú Y de Teresa

jueves, 14 de septiembre de 2017

Federico Cantú
Septiembre Mes de la Patria

La Independencia de México fue la consecuencia de un proceso político y social resuelto por vía de las armas, que puso fin al dominio español en los territorios de Nueva España. La guerra por la independencia mexicana tuvo su antecedente en la invasión de Francia a España en 1808 y se extendió desde el Grito de Dolores, el 16 de septiembre de 1810, hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.
El movimiento independentista mexicano tiene como marco la Ilustración y las revoluciones liberales de la última parte del siglo XVIII. Por esa época la élite ilustrada comenzaba a reflexionar acerca de las relaciones de España con sus colonias. Los cambios en la estructura social y política derivados de las reformas borbónicas, a los que se sumó una profunda crisis económica en Nueva España, también generaron un malestar entre algunos segmentos de la población.

La ocupación francesa de la metrópoli en 1808 desencadenó en Nueva España una crisis política que desembocó en el movimiento armado. En ese año, el rey Carlos IV y Fernando VII abdicaron sucesivamente en favor de Napoleón Bonaparte, que dejó la corona de España a su hermano José Bonaparte. Como respuesta, el ayuntamiento de México —con apoyo del virrey José de Iturrigaray— reclamó la soberanía en ausencia del rey legítimo; la reacción condujo a un golpe de Estado contra el virrey y llevó a la cárcel a los cabecillas del movimiento.

miércoles, 23 de agosto de 2017







Vivíamos ese tiempo con mucha pasión pero la verdad es que éramos todos aspirantes a morirnos de hambre , hasta el mismo Breton , que fue salvado en plena Guerra por Peggy Guggenheim cunado todos nos trasladamos a vivir a Nueva York a finales de los 30s.
En aquellos años los cafés y bares eran un elemento esencial en la vida de todos nosotros, se formaban grupos de una o varias mesas en las terrazas y  ahí pasábamos gran parte del tiempo , pintores, escultores, músicos y poetas además de un sinnúmero de modelos , ahí podíamos tratar la venta de obras antes de pasar al atelier .

Recuerdo dice Cantú-  cuando llegue a Francia ah finales de 1923 Modigliani ya se había convertido en un mito. Tanto que unos meses antes de salir de México , estábamos algunos pintores en el alcázar del Castillo en Chapultepec donde nos enfilábamos para saludar a el Presidente Obregón, el  nos fue saludando a todos 
y se paro frente a  Diego y le dijo   “oiga Rivera como lo admiro a usted por haber podido conocer a Modigliani.” Ese recuerdo se me grabo y mas tarde lo reviví cuando pude admirar por primera ves una serie de obras de Picasso y Modigliani en el atelier del  amigo que tendríamos en común - Gines Parra.

A la Muerte de Modigliani su obra habían sido recuperada en diferentes bares y bistrots como Rosalie´s – Closerie des lilas-  mas aun después del éxito de la subasta de obra confiscada a Daniel Henry-Kahnweiler .

Pero Si el cubismo había nacido en Montmatre ahora en Montparnasse , que era el centro de la bohemia y de la creación, surgían nuevos ISMOS.
por ello Alfredo Ramos Martínez  que fue mi maestro en la Escuela al aire libre de Coyoacan  le dijo a mis padres “El futuro de su hijo esta en Paris”, y así conocí a todo este grupo de grandes luminarias.


Los años que vivimos en Paris 
Conferencia 2010 MUNAL
Adolfo Cantú
Coleccion de Arte Cantú Y de Teresa

lunes, 3 de julio de 2017

Museo CYDT




El Libro de Tobit (en 
griegoΤωβίθ o ΤωβίτTōbíth o Tōbít; en hebreoטובי‎, Tobí ‘bondadoso mío’), también llamado Libro de Tobías (en latínTobias; en hebreoטוביה‎, Tobyah, ‘Yahveh es bondadoso’),es un libro judío incluido en la Biblia Griega de los LXX, llamada Septuaginta. Comúnmente aceptado como parte del canon de los escritos bíblicos por las comunidades judías de la Diáspora, por todas las Iglesias cristianas ortodoxas, y también por la Iglesia católica. Ha sido rechazado como parte del canon por los judíos rabínicos jerosolimitanos y los protestantes.


No sabemos nada acerca del autor de Tobit; apenas que se trataba de un judío versado en la historia y en la ciencia de 
Dios y que posiblemente haya vivido en tiempos de la Diáspora. La fecha y el lugar de composición son dudosos: algunos afirman que fue escrito en Egipto entre los siglos IV y III a. mientras que algunos autores se inclinan por el siglo II a. C. o aun comienzos del siglo I a. C. ("entre el 200 y el 50 a. C. ), en Palestina. Su idioma original, como el de todos los libros de este período, parece ser, según el análisis de la mayoría de los expertos, el arameo. Posteriormente habría sido traducido al hebreo y al griego, aunque es posible un original hebreo.

sábado, 17 de junio de 2017

Dice Cardoza y Aragón-
Federico Su vida como pintor, escultor, su vida entera, ha sido honesta y ejemplar. Ha realizado tanto como ha querido. y viene lo dicho por Ramain Rolland a propósito de Handel-  Es como un Océano inmenso al que todos los ríos del Universo no podrían calmar la sed ni turbar la serenidad-